La británica Yell realizó una provisión por depreciación de activos de 1.272 millones de libras en su filial española Yell Publicidad, la antigua TPI que vendió Telefónica aYell en 2006. El grupo de directorios inglés indicó no obstante que el flujo de caja debería ser suficiente para pagar los intereses asociados y la deuda. Yell dijo el miércoles que sus ventas en su ejercicio cerrado el 31 de marzo cayeron un 4,6 por ciento a tipo de cambio constante a 2.400 millones de libras, mientras que su resultado bruto de explotación cayó un 1,8 por ciento a 816 millones de libras.