Las ventas de viviendas nuevas bajaron en Estados Unidos en enero un 0,9%, hasta una cifra anualizada y ajustada de 321.000 casas.

Este descenso se producido después de que se revisara hoy fuertemente al alza el dato de diciembre, cuando las ventas crecieron un 1,9% hasta las 324.000 unidades, frente a una estimación inicial de 307.000, que suponían un descenso del 2,2%.

Los analistas consultados por Bloomberg esperaban de media una cifra de 315.000 viviendas.