Wall Street ha abierto sus puertas y lo ha hecho siguiendo la estela de los mercados europeos, subiendo. Una revalorización del 0.27% que lleva al Dow Jones a los 10.714 puntos. El mismo porcentaje que suma el Nasdaq- hasta los 2.384 enteros- mientras que el S&P 500 se anota un 1.3% hasta los 1.163 puntos. Una jornada después de que el mandatario de la FED, Ben Bernanke decidiera mantener los tipos entre el 0-0.25%.

La renta variable americana ha abierto sus puertas en positivo. Una revalorización que se produce después de que Ben Bernanke decidiera mantener los tipos de interés entre el 0-025% durante, todavía, un período largo de tiempo. Y es que el mandatario de la entidad americana consideró que el crecimiento en la economía americana aun es débil. Tras esa referencia, el Dow Jones se hace con un 0.27% en los primeros minutos de negociación. El S&P500 suma un 1.3% hasta los 1.163 enteros mientras que el tecnológico suma un 0.36% y cotiza en los 2.384 puntos.

En el apartado macroeconómico, los inversiones han desayuado con las cifras de inflación mayorista. Una referencia que el pasado mes de febrero bajó un 0.6%, el mayor descenso desde el mes de julio, según ha informado el Departamento de trabajo. La tasa subyacente subió un 0.1%,  por encima de lo esperado. Unas referencias que se acompañaran de la reunión de la OPEP. Y es que los ministros de la organización se reúnen hoy en Viena con el mensaje de que  no hay necesidad de cambiar las metas de producción y que la demanda debería aumentar más adelante en el año. Entre tanto, las compañías del sector suman posiciones: Exxon Mobil se alza un 0.65%, ConocoPhilips sube un 0.82%.

En el lado corporativo, Staples ha lanzado una oferta por Corporate Express Australia. Una operación por valor de 5.60 dólares australianos por acción para adquirir las acciones que aun no posee - 41.6%- de la proveedora de productos de oficina. Un valor total de 1.000 millones de dólares australiano. 

Las recomendaciones de la jornada van dirigidas a Blackrock. Supera el 5% de revalorización después de que los analistas de Credit Suisse hayan elevado su recomendación sobre la firma hasta sobreponderar, desde la anterior hasta neutral. Además, los analistas de la entidad suiza han elevado las previsiones de beneficios en 2010 a 13.50 dólares por acción, desde los 13.30 dólares.