Parecía que la bolsa estadounidense quería mirar por encima del hombro a las plazas europeas pero, poco después de su apertura, los principales índices de Wall Street dudaban entre el rojo o el verde. El Dow Jones subía al inicio de sesión un 0,16% hasta los 10.642 puntos, el Nadaq un 0,19% y el S&P 500 un 0,21%. La calma es tensa y, si bien no se espera que la Fed sorprenda hoy en su discurso, las noticias macro del día tampoco son suficientes para animar a los inversores. En el mercado de divisas el euro se cotiza a 1,37 dólares, mientras que el barril de petróleo se compra a 78,14 dólares.
Tras una apertura positiva, Wall Street se lo piensa y camina en la cuerda floja. Si bien la decisión que la Fed tome después de la reunión de hoy no se espera que sea muy distinta a la última que anunció, habrá que estar atentos al discurso valorativo de la economía porque la retirada de ayudas está aquí y va en serio. Probablemente el gobierno estadounidense anuncie un buen tajo a las ayudas de liquidez que todavía están en el mercado, pero no debería preocupar mucho si la economía va viento en popa y a toda vela, como se presume.

Por otra parte, si la Fed no se espera que sorprenda, sí han causado más de un sobresalto las noticias macro que se han conocido antes de la apertura de la bolsa. Por ejemplo, en el sector inmobiliario los problemas continúan. A las constructoras parece que les ha mirado un tuerto porque hasta el tiempo se ha puesto en su contra. En el mes de febrero el inicio de construcción de viviendas cayó un 5,9% debido a las intensas nevadas.

Además del sector inmobiliario, otro flanco débil de la economía estadounidense, el consumo, ha defraudado con los datos de hoy. Las ventas minoristas crecieron únicamente un 0,8% durante las dos primeras semanas de marzo, cuando se esperaba que esta cifra casi se duplicara, hasta el 1,3%.

Con respecto al mercado de importaciones y exportaciones, este martes también se ha conocido que precios de los bienes importados registraron en febrero su primer descenso mensual desde julio del 2009, causado por una caída en los precios de los combustibles. En concreto, estos precios bajaron un 0,3%, lo que corrobora aún más los escasos riesgos de situaciones inflacionistas en EE.UU.

En el apartado empresarial, si ayer Google confirmaba sus grandes avances para instaurarse en los mercados chinos, hoy el gobierno chino a recordado al gigante de los buscadores que deberá cumplir sí o sí y no podrá saltarse a la torera las leyes de censura del país, como pretendía. Entre tanto, sus acciones sube un 0,33%.

Allí donde algunos sólo ven desastre, otros ven una oportunidad, como es el caso de Citigroup que aumentará hasta el 50% su participación en la sociedad controladora del segundo banco del país, el Banco de Chile, a través del pago de 519,7 millones de dólares. Hoy la entidad se dispara un 2,44% en el NYSE.

Lehman Brothers Holdings intenta lavarse la cara y resarcir a aquellos afectados por su quiebra con un nuevo plan de pago de 875.000 millones que beneficiará a miles de acreedores, lo que parece que gusta a los inversores que hinchaban el valor un 6,25% poco después de la apertura.

Entre tanto, el euro se fortalece frente al dólar con la confirmación de mejora de una de las potencias europeas, Alemania. La moneda única se cotiza a 1,3719 dólares frente a los 1,3670 del lunes.