Pese a que el responsable de Wikileaks, Julian Assange, jamás haya confirmado públicamente que posea información relacionada con Bank of America, parece que desde la entidad norteamericana no se tienen las cosas tan claras.
O bien no tienen la conciencia muy tranquila o bien tienen algo que esconder, pues de lo contrario es difícil de explicar el/los motivos que han llevado a dicha entidad a la creación de un departamento específico para "defenderse" de las posibles acusaciones por parte de Wikileaks.

Fue a finales del pasado mes de noviembre, en concreto 9 meses después de que Bank of America repartiera un bonus de 4,400 millones de dólares entre sus empleados, cuando Julian Assange confirmó, en una entrevista a Forbes, que Wikileaks poseía información confidencial acerca de "un gran banco de EEUU". Según palabras de un directivo del banco (que prefiere mantenerse en el anonimato) "si algo llega a ocurrir queremos estar preparados, antes que tomar decisiones sobre la marcha".

Si realmente Bank of America no tuviera nada que esconder, ni se hubiera puesto en marcha toda esta parafernalia (que seguramenta tenga un alto coste para el banco) ni sus máximos responsables hablarían desde la sombra. Todo esto no hace más que confirmar que desde la propia entidad se temen lo peor.

Pero no sólo el sector financiero vive con temor las nuevas revelaciones que puedan llegar desde wikileaks. Hoy hemos conocido que la nueva mayoría republicana en la Cámara de Representantes creará durante los próximos días un departamento que investigue todos los documentos secretos del Departamento de Estado hechos públicos por wikileaks.

Desde la web de "El Pais" se puede acceder a todos los documentos secretos


Sígueme en twitter:
twitter.com/migfreijo