Realizar pruebas de solvencia de los bancos europeos será más problemático que en Estados Unidos, señaló el martes Axel Weber, miembro del consejo de gobierno del BCE, en una entrevista con el diario de negocios finlandesa Kauppalehti. Weber dijo que en teoría valorar los riesgos a que se enfrenta el sistema bancario de la región es útil, pero crear una prueba uniforme será más complicado en Europa que en Estados Unidos debido a las diferencias existentes entre los bancos europeos. La mayoría de los bancos europeos operan de manera híbrida, ya que ofrecen servicios de banca minorista y de inversión, indicó Weber, según Kauppalehti. En Europa, los requisitos de capital de los bancos varían dependiendo del modelo de negocio de cada entidad y las pruebas de solvencia son un modo peligroso de determinar dichos requisitos, comentó Weber al diario. Además, si las pruebas mostraran que un banco necesitaría fortalecer su base de capital pero el gobierno no estuviera dispuesto a venir en su ayuda, los resultados serían inútiles, agregó Weber.