El presidente del Bundesbak y miembro del consejo de gobierno del Banco Central Europeo (BCE), Axel Weber, se ha mostrado contrario a que la institución emisora europea amplíe el programa de compra de activos de deuda privada anunciado el pasado jueves. En un discurso pronunciado en Munich, Weber afirmó que la decisión del BCE de comprar bonos garantizados denominados en euros emitidos en la eurozona pretende que los bancos solventes puedan conseguir liquidez y así puedan seguir prestando a hogares y empresas a tipos de interés razonables, pero advirtió de que esta medida no convencional no debe extenderse a otros activos.