El Gobierno estadounidense confirmó hoy que no proporcionará más financiación a General Motors (GM) si el fabricante de automóviles no sale de quiebra antes del 10 de julio, lo que en la práctica supondrá la liquidación de la empresa. Henry Wilson, integrante del Grupo Presidencial del Automóvil (GPA), creado por el presidente estadounidense Barack Obama para reestructurar el sector, afirmó hoy ante el juez que supervisa la quiebra de GM que el compromiso de la Casa Blanca con la empresa "no es indefinido".