La compañía discográfica estadounidense Warner Music registró pérdidas por importe neto de 12 millones de euros en su tercer trimestre fiscal, lo que supone multiplicar por dos sus 'números rojos' con respecto al mismo periodo del ejercicio precedente. Sus ventas cayeron un 2%, hasta los 584,7 millones de euros afectadas por el cambio de tendencias en el consumidor, que se decanta cada vez más por nuevos formatos y soportes musicales. Así, la facturación de la compañía relacionada con la descarga de canciones a través de Internet y en teléfonos móviles aumentó un 29%, hasta 81 millones de euros y ya representa un 15% de la cifra de negocio de Warner. Según ha explicado la compañía, el descenso de sus ventas se registró primordialmente en Reino Unido, Francia y Canadá, pero fue parcialmente compensado por los mayores ingresos obtenidos en Japón y España.