La Bolsa de Nueva York cerró a la baja este martes, ante la prudencia de los inversores, que temen las consecuencias de un petróleo caro sobre los beneficios de las empresas, tras una alerta sobre los resultados del grupo de mensajería UPS: el Dow Jones perdió 0,29%, y el Nasdaq 0,73%. El Dow Jones Industrial Average (DJIA) cedió 34,93 puntos a 11.807,43 unidades y el índice Nasdaq, de alto componente tecnológico bajó 17,46 puntos a 2.368,28 unidades, su nivel más bajo desde el 17 de abril. El índice ampliado Standard & Poor's 500 descendió 3,71 points a 1.314,29 puntos (-0,28%).
La sesión fue muy volátil: luego de abrir en rojo, Wall Street se benefició de un renovado interés por el sector financiero por parte de inversores a la caza de oportunidades, para pasar al verde. Pero en la última hora de operaciones, los temores sobre el impacto negativo de la disparada del crudo sobre las empresas estadounidenses volvieron a primar, en la medida que el barril de oro negro continúa en torno a los 137 dólares. El grupo de mensajería UPS redujo su previsión de beneficio trimestral por debajo de las previsiones del mercado, mientras que Dow Chemical decidió elevar en 25% sus precios en julio, y suspender o reducir su producción en varias plantas en Estados Unidos y Europa. Al margen de las empresas, el consumo, que representa más de dos tercios del crecimiento estadounidense, también podría ser afectado por los precios récord de la energía. La confianza de los consumidores cayó a 50,4 puntos en junio, contra 57,0 unidades esperadas por el mercado. El índice debería continuar degradándose en los próximos meses, anunció este martes el instituto privado de coyuntura Conference Board. En este contexto de desaceleración económica y fragilidad de los mercados que la Reserva Federal (Fed) estadounidense inició este martes su reunión de dos días. Ante la debilidad de la economía, los economistas apuestan al mantenimiento del statu quo monetario, acompañado sin embargo de enérgicas advertencias sobre las presiones inflacionarias en el comunicado final. La Fed llevó su tasa directriz de 5,25% en setiembre a 2% actualmente, para evitar una recesión. El mercado obligatorio terminó en alza. El rendimiento del bono del Tesoro a 10 años bajó a 4,105%, contra 4,168% en la noche del lunes, y el de los títulos a 30 años a 4,658%, contra 4,710%. El rendimiento de las obligaciones evoluciona en sentido opuesto a sus precios.