Los individuos adinerados a nivel mundial continuaron colocando dinero en bancos privados el año pasado, aunque el ritmo de crecimiento del sector se desaceleró, con una porción creciente de activos provenientes de los mercados emergentes, según un estudio publicado el martes. El dinero administrado a nombre de clientes adinerados asciende ahora a 17,54 billones de dólares, un incremento sorprendente del 11,6% frente al 2006 en un año marcado por pérdidas y reducciones contables en valores vinculados a hipotecas de mayor riesgo, "subprime", según estadísticas compiladas por la firma de consultoría sobre administración patrimonial Scorpio Partnership.
Los resultados vigorosos ponen de relieve los esfuerzos de los bancos para fortalecer sus divisiones de banca privada en medio de la turbulencia que está afectando a los mercados financieros, señaló Scorpio en el estudio. "Los resultados positivos colocan un énfasis aún mayor sobre el potencial del sector de administración de patrimonio para proveer fuertes ingresos y retornos para los grupos financieros que buscan establecer una dirección a través de los volátiles mercados actuales", dijo en un comunicado Seb Dovy, socio administrador de Scorpio. Las instituciones financieras están contactando cada vez en mayor grado a clientes adinerados en nuevos mercados como los de Asia-Pacífico, lo que significa que las fuertes inversiones en la región por parte de bancos como UBS AG (UBS) y Citigroup Inc. (C) están dando resultados. Asia ahora representa el 13% de los activos totales, cerca del doble de la porción que tenía la región el año pasado. Según los activos de clientes, UBS, con sede en Zurich, es el mayor banco privado en el mundo con cerca de US$1,9 billones en activos, aunque la ventaja que le lleva a su rival más cercano, Citigroup, se ha reducido. La firma estadounidense Merrill Lynch & Co. Inc. (MER) completa las tres primeras posiciones.