La bolsa de Nueva York cerró al alza ayer por tercera sesión consecutiva y el Dow Jones de Industriales ganó un 0,59 pro ciento, en una jornada muy positiva para los sectores de energía y de materias primas, entre otros. Ese indicador bursátil, que incluye a treinta de las mayores empresas de Estados Unidos, llegó a 9.497,34 unidades, en tanto que el selectivo S&P subió un 0,88%  hasta 1.025,39 enteros.
El índice compuesto del mercado Nasdaq, donde negocian numerosas empresas de tecnología e internet, ganó un 0,94% (18,99 puntos) y quedó en 2.037,77 unidades.

El grupo industrial General Electric (GE) y la empresas alimentaria Kraft fueron la cara y la cruz de esta primera sesión de la semana en el mercado neoyorquino, que resultó muy favorable para las empresas de materias primas debido en parte al debilitamiento del dólar ante el euro y otras divisas.

Las acciones de GE se revalorizaron el 4,54% y fueron las que registraron un avance más notable entre las empresas del Dow, después de que el banco JPMorgan revisara al alza la calificación de sus títulos y elevara de 12 a 17 dólares el precio que prevé para ellos.

Por el contrario, los títulos de Kraft se depreciaron el 5,87%, después de conocerse que la empresa británica Cadbury, que fabrica chocolatinas y otros productos, rechazó una oferta de compra por unos 16.700 millones de dólares que planteó la empresa estadounidense, al considerar que no valora en toda su magnitud a la compañía.

Los títulos de Cadbury que se negocian en la bolsa neoyorquina se revalorizaban sin embargo un 38,49% o 14,42 dólares y cerraron a 51,88 dólares.

El mercado neoyorquino se mantuvo en territorio positivo por tercera jornada consecutiva y el sector de materias primas, con un alza del 2,19% y el industrial, que subió el 2,56%, estuvieron entre los que más se beneficiaron del ímpetu comprador, en tanto que el de empresas de energía subió el 2,74%.

Las petroleras estadounidenses ExxonMobil y Chevron, que también forman parte del Dow, se revalorizaron el 2,12% y el 2,2% respectivamente, en una jornada en la que el barril de petróleo de Texas se encareció un 4,5% o 3,08 dólares y cerró a 71,10 dólares en el mercado de materias primas.

El debilitamiento de la divisa estadounidense favoreció el encarecimiento del petróleo y también del oro, que se negocia igualmente en dólares en los mercados internacionales.

Los contratos de oro para entrega en diciembre, los más negociados en el mercado neoyorquino, cerraron a 999,80 dólares la onza, 3,10 dólares más caros que el viernes, después de negociarse a 1.009,70 dólares durante la sesión.

Las acciones del fabricante de aluminio Alcoa subieron en esta ocasión un 3,45%, Caterpillar avanzó un 1,87% y Procter & Gamble se revalorizó el 2,53%, en tanto Home Depot ganó un 1,66% y también estuvo entre las empresas del Dow que registraron mayores alzas.

American Express avanzó un 1,98% y JPMorgan ganó un 0,47%, en tanto que Bank of America perdió el 0,41% y Travelers bajó un 1,71%.

El sector de tecnologías subió en conjunto un 1,36%, con avances del 0,81% en el caso de Intel y de Microsoft, mientras que IBM descendía el 0,26%, entre otras.

Las acciones de Disney se revalorizaron un 1,47%, en una jornada en la que se conoció que adquirirá la empresa productora de videojuegos Wideload Games, aunque no explicó los términos financieros del acuerdo.

La deuda pública estadounidense a diez años bajaba de precio y ofrecía una rentabilidad del 3,48%.