Siria se ha convertido en la gran referencia de los mercados desde que Estados Unidos se ha mostrado dispuesto a intervenir en un conflicto que lleva abierto dos años. Todo parece preparado para un ataque que está milimétricamente contado por los medios. Entre tanto, Wall Street abre prácticamente plano tras una jornada, la de ayer, en la que los principales índices se dejaban más de un 1%. En estos momentos el S&P 500 inicia la sesión con caídas del 0,03%, el Dow Jones sube un 0,01%y el Nasdaq sube un 0,10%.


Todo está preparado. Estados Unidos intervendrá en Siria en un movimiento diseñado para advertir al gobierno del país que la mayor parte de los países occidentales no permitirán el uso de armamento químico. 

Pendientes del lanzamiento del primer misil Tomakauk, los mercados se preguntan cuáles serán las consecuencias de este conflicto para unas economías occidentales cuyo crecimiento está sostenido en unos resbaladizos pies de barro.

En principio las primeras reacciones son las esperadas. Bajan las bolsas y suben activos refugio como el oro. Donde más se ha notado, no obstante, es en el precio del petróleo, que cotiza en máximos de dos años.

El oro se ha colocado en niveles máximos de los últimos seis meses, superando la cota de los 1.400 dólares la onza.

El petróleo cotiza en máximos de dos años. El barril ha llegado a tocar los 117 dólares, aunque ahora cae a niveles que rondan los 115. Una escalada del conflicto en la zona en la que se implicasen algunos países productores podría tener consecuencias indescriptibles para el suministro y, por tanto, para el precio y la recuperación de las economías.

Por otro lado, el euro cae ligeramente en su cambio frente al dólar y en estos momentos el EURUSD se coloca en niveles de 133,54. También cae la rentabilidad de los bonos hasta el 2,75%.

A falta de nuevos datos sobre el calendario de ataques, ver cómo se mueven las fichas en el tablero internacional hoy habrá importantes referencias macroeconómicas en Estados Unidos. Unos datos importantes si tenemos en cuenta que en menos de tres semanas se reúne el Comité Abierto de la Reserva Federal para decidir si pone en marcha el tapering.

Por el momento ya hemos conocido que las peticiones de hipotecas cayeron por tercera semana consecutiva en Estados Unidos. El descenso se ha producido fundamentalmente por la caída de las peticiones de refinanciación de hipotecas existentes, que han bajado un 5,4%. Esto se debe básicamente al aumento de los tipos hipotecarios, que están en máximos del año.  (Ver noticia)

Además, también hemos sabido que la Asociación Nacional de Agentes Inmobiliarios expuso que el índice de ventas de viviendas pendientes de formalización, basado en contratos firmados el mes pasado, disminuyó un 1,3% hasta 109,5 en el mes de julio. El descenso supone el doble de lo esperado, después de la caída del 0,4% en junio (Ver noticia)

Por otro lado hoy se conocerá el dato de viviendas pendientes de formalización y los inventarios de crudo.