La Bolsa de Nueva York terminó elviernes con un leve repunte, en un mercado que se mantiene en la incertidumbre sobre la decisión que adoptará la Fed sobre las tasas la semana próxima. El índice Dow Jones ganó 0,13% hasta los 13.442 puntos y el Nasdaq subió apenas 0,04%. Este lunes saldrá desde los 2.602 puntos.
El índice ampliado Standard and Poor's 500 subió por su parte 0,02% (+0,30 punto) a 1.484,25 unidades. Según los expertos, el mercado está en statu quo antes de la decisión de la Fed el martes. La Reserva Federal tiene el martes una de sus reuniones más esperadas y más inciertas en años. El mercado espera que el banco central estadounidense haga un gesto para enfrentar la crisis en el sector de préstamos hipotecarios a riesgo (subprime), pero existen dudas sobre la amplitud de la eventual reducción de las tasas de interés (¿25 o 50 puntos básicos?). La principal tasa directriz de la Fed está fijada en 5,25% desde junio de 2006. Las ventas minoristas subieron 0,3% en agosto, pero descendieron 0,4% excluyendo el sector automotor. Si se excluye automóviles, se trata del descenso más pronunciado desde septiembre de 2006. Por otra parte, la producción industrial estadounidense aumentó 0,2% en agosto, algo menos que lo esperado por el mercado, que la situaba en alza de 0,3%. Pero la publicación de un índice de confianza levemente superior a las previsiones impulsó a los índices bursátiles. El índice de confianza de los consumidores estadounidenses, calculado por la universidad de Michigan, se situó en 83,8 puntos, cuando los analistas pronosticaban 83,5 puntos. Estos datos están entre las últimas estadísticas a publicarse antes de la reunión de la Fed. Un descenso de la tasas es siempre apreciado por los mercados bursátiles porque tiene el potencial de favorecer los beneficios de las empresas y hace a las acciones más atractivas que las obligaciones. El mercado obligatorio terminó en alza. El rendimiento del bono del Tesoro a 10 años bajó a 4,462% contra 4,482% en la noche del jueves y el de los títulos a 30 años a 4,724% contra 4,743%. El rendimiento de las obligaciones evoluciona en sentido opuesto a sus precios.