Las acciones estadounidenses subieron levemente el miércoles, ante la cautela de los inversionistas y pese a los sólidos reportes de ventas de viviendas nuevas y de pedidos de bienes duraderos. Por tercera sesión consecutiva las acciones avanzan por noticias favorables, pero a medida que pasa la jornada las ganancias se esfuman
Después de una escalada de cinco meses que ha llevado al S&P 500 a trepar un 52 por ciento desde su mínimo de 12 años del 9 de marzo, los analistas ahora dudan de la fortaleza de las alzas pese a que las cifras económicas apuntan a una mejoría de la demanda. El promedio industrial Dow Jones subió 4,23 puntos, o un 0,04 por ciento, a 9.543,52 unidades. El índice Standard & Poor's 500 ganó apenas 0,12 puntos, o un 0,01 por ciento, a 1.028,12. El índice Nasdaq Composite cerró con un avance de 0,20 puntos, o un 0,01 por ciento, a 2.024,43.

Datos macro que apoyaban la subida


En julio, las ventas de casas nuevas subieron a su mayor ritmo en 10 meses, según el Departamento de Comercio, pero el impacto sobre el mercado fue imperceptible dado que, según algunos actores, estas cifras ya estaban incorporadas en los precios.

Pero los datos imprimieron optimismo al sector inmobiliario, lo que impulsó al índice de constructoras estadounidenses del Dow Jonesa subir un 3 por ciento.

Las acciones de la constructora D.R. Horton  treparon un 5,7 por ciento, a 13,79 dólares, mientras que las de Beazer Homes  escalaron un 5 por ciento, a 4,23 dólares.

Los papeles de Home Depot, la mayor minorista de productos para la refacción del hogar e integrante del Dow Jones, ganaron un 0,9 por ciento, a 27,57 dólares.

Los pedidos de bienes duraderos, excluido el sector de transporte, subieron un 0,8 por ciento, por debajo de las expectativas, aunque los pedidos en general registraron el mayor incremento desde julio del 2007, según otro informe del Departamento de Comercio.

Las acciones industriales se derrumbaron, en parte porque China dijo que tomaría medidas para restringir la sobreoferta entre los productores de acero y cemento.

El índice de construcción pesada del Dow Jones cedió un 1,8 por ciento. Uno de los principales lastres del Nasdaq fueron las acciones de la tecnológica Apple, que cayeron un 1,2 por ciento a 167,41 dólares. Más temprano, Nokia dijo que trataría de alcanzar y superar al iPhone de Apple en el mercado de teléfonos inteligentes, con su apuesta al software de Linux, según fuentes de la industria.

Las acciones del mayor fabricante de teléfonos móviles del mundo que cotizan en Estados Unidos subieron un 4 por ciento, a 13,13 dólares.