Las acciones estadounidenses cerraron ayer a la baja después de que una inesperada reducción en la confianza del consumidor melló el optimismo sobre la recuperación de la mayor economía del mundo. Sin embargo, el S&P 500 cerró su mejor trimestre en más de una década.
El promedio industrial Dow Jones cayó 82,38 puntos, o un 0,97 por ciento, para cerrar extraoficialmente en 8.447 unidades, el índice Standard & Poor's 500 cedió 7,91 puntos, o un 0,85 por ciento, a 919,32. El índice Nasdaq Composite .IXIC perdió 9,02 puntos, o un 0,49 por ciento, a 1.835,04.

Según The Conference Board, la confianza de los consumidores empeoró en junio y se situó en 49,3 puntos, con respecto a los 54,8 de mayo, y rompió con dos meses consecutivos de mejoras, lo que arroja más preocupaciones sobre la cercanía de la recuperación de la economía del país.

La sesión, en la que los mayores índices de Wall Street esperaban cerrar el segundo trimestre con ganancias, era especialmente negativa para los sectores de las empresas de energía (-1,99%), materias primas (-1,86%) y las financieras (-1,27%).  esa hora, el Dow Jones de Industriales se dejaba arrastrar por la pérdidas en la inmensa mayoría de los valores que lo integran y tan sólo dos de ellos, McDonald's y Bank of America registraban leves avances del 0,21% y el 0,06%, respectivamente.

El fabricante de maquinaria pesada Caterpillar lideraba las pérdidas de ese índice al depreciarse sus acciones el 4,55% y le seguían, con descensos superiores al 2%, Pfizer (-2,62%), Verizon (-2,42%), Alcoa (-2,2%), Procter & Gamble (-2,14%), United Technologies (-2,12%), Cisco (-2,11%) y Walt Disney (-2,08%).

La petrolera Exxon Mobil perdía el 1,97% y su rival Chevron bajaba el 1,82%, mientras que el precio del petróleo de Texas descendía y se negociaba a 69,43 dólares el barril.

Fuera del Dow Jones, las acciones de la aseguradora American International Group (AIG) caían el 12,78% y se negociaban a 1,16 dólares por título mientras la compañía celebraba su primera junta con Estados Unidos como accionista mayoritario.

La deuda pública a diez años bajaba de precio y ofrecía una rentabilidad del 3,5%.