Wall Street abre en negativo lastrada por la decisión de China de triplicar los impuestos en las transacciones en renta variable y las caídas que esta medida ha provocado en los principales mercados asiáticos. Los inversores se muestran además pendientes de los movimientos corporativos, con la banca como principal eje de atención. Sólo IBM y su mejora de expectativas para el conjunto del ejercicio mantiene, como puede, la ilusión, a la espera de conocer las actas de la última reunión de la FED.
En la apertura el S&P 500 comenzaba la sesión con caídas del 0,33% hasta los 1.513 puntos, el Dow Jones se deja un 0,32% hasta los 13.472 puntos, mientras que el tecnológico Nasdaq cede un 0,3% hasta los 2.563 puntos. Muchos son los inversores que se muestran escépticos, prudentes y evitan asumir riesgos. Las novedades fiscales procedentes de China no han gustado y títulos como General Electric(-0,6%) o Honeywell(-0,52%) lo sufren en su cotización. La primera porque sus ventas se han visto impulsadas por países emergentes como India y la propia China y la segunda porque hace unos meses anunció que esperaba compensar con los resultados del gigante asiático la ligera pérdida de negocio en EEUU. Los inversores estadounidenses también están muy pendientes de las novedades en torno a Bank of America. El consorcio formado por el Santander, Royal Bank of Scotland y Fortis apuesta en firme por ABN Amro. Están dispuestos a pagar en efectivo y acciones 71.000 millones de euros por el 100% de esta compañía, aunque esta OPA hostil está condicionada a que los accionistas de ABN rechacen la venta por 21.000 millones de dólares de su filial estadounidense LaSalle a Bank of America, que apenas registra movimientos. Los inversores celebran que IBM mejorara su previsión de crecimiento del beneficio por acción hasta el 13-14%, desde el 11% anterior, para el conjunto del presente ejercicio y anunciara una recompra de 118,8 millones de acciones por 12.500 millones de dólares. IBM cae, sin embargo, un 0,55%. La cara menos amable de la jornada la protagoniza Google, después de que la Comisión Federal de Mercado de EEUU haya comenzado una investigación anti-monopolio para estudiar la compra de DoubleClick. Google cae un 0,70%. Los inversores también castigan a Qualcomm. La compañía de semiconductores cede un 2,5%, después de que un informe de Reuters publicara que un tribunal de EEUU investiga la presunta violación de tres patentes de su rival Broadcom, que cede un tímido 0.5%. El grupo automovilístico Ford continúa centrando el interés de los inversores, después de que anunciara que estudia la venta del fabricante sueco Volvo. Merrill Lynch considera que esta operación podría reportar a Ford cerca de 9.000 millones de dólares, Ford se desvanece después de las alzas del martes y cae cerca de un 1%, mientras que su competidor General Motors cede un 0,6%. En negativo también Apple Computer, a pesar de que Morgan Stanley haya elevado su precio objetivo hasta los 150 dólares por acción. El fabricante del popular ipod pierde un 0,6%. Y después de la euforia llega la resaca, tras la subida experimentada por el promotor inmobiliario Archstone Smith. La compañía está en el punto de mira gracias a unos rumores que apuntan a que podría ser objeto de OPA por Lehman Brothers. Archostone Smith se deja un 0,14%. En negativo también la cadena minorista Wal Mart, después de un negativo un informe de su anterior agencia de publicidad, que asegura que su actual reputación podría mermar su capacidad estratégica. Las actas de la última reunión de la Reserva Federal estadounidense, que se publicarán a las ocho de la tarde hora española, acapararán la atención macroeconómica de los inversores, que buscarán pistas sobre la posición de la FED respecto al crecimiento económico y su implicación para el futuro desarrollo de los tipos de interés, actualmente en el 5,25%.