Wall Street vuelve a la actividad, pero sin ganas. Los inversores regresan de la festividad del Día de la Independencia con un nuevo encarecimiento del crudo y referencias macroeconómicas escasas, pero nada halagüeñas, a la espera de conocer el ISM de servicios. Entre los valores protagonistas: Blackstone por la compra de la cadena hotelera Hilton y Coca-Cola, que también podría ir de compras. Además, el sector automovilístico continúa penalizado por las malas cifras de ventas de junio.
Sin ganas y con escasas referencias que animen. Los inversores vuelven al trabajo tras la festividad del 4 de julio y se encuentran con un crudo West Texas caro, cotiza por encima de los 71 dólares, a falta de conocer, en poco más de media hora, las reservas semanales. Poco antes sabremos el ISM de servicios. La previsión oficial sitúa el ISM no manufactuero de junio en 58,1 puntos, pero “el mercado teme que salga por debajo lo que lastraría los indicadores”, asegura Juan Carlos Castillo Montero, analista de Capital Bolsa. Lo que ya sabemos son las peticiones semanales de subsidios por desempleo, suben hasta las 318.000 unidades, un dato ligeramente peor al esperado. A esta hora el Dow Jones pierde un 0,3% hasta los 13.542 puntos, el Nasdaq sin cambios en los 2.644 puntos, mientras que el S&P 500 cede un tímido 0,1% hasta los 1.524 puntos Gráfico Dow Jones