La bolsa de Nueva York abrió hoy con una nueva y fuerte caída, arrastrada por el temor a que se desate una crisis financiera de gran magnitud a raíz de los problemas del mercado de crédito hipotecario de menor calidad o "subprime". Los bancos centrales de Europa y EEUU volvieron a inyectar hoy liquidez al sistema para tratar de tranquilizar a los mercados, al tiempo que la compañía de créditos hipotecarios estadounidense Countrywide advirtió de que los problemas en el mercado han comenzado a afectar sus operaciones.
A diez minutos de la apertura, el Dow Jones de Industriales, el indicador más importante de Wall Street, perdía ya 140,8 puntos, un 1,06%, hasta los 13.129,88 unidades. El mercado tecnológico Nasdaq registraba a esta hora un descenso de 35,64 puntos, un 1,39%, hasta las 2.520,85 unidades