El presidente de General Motors, Richard Wagoner, ha anunciado hoy su renuncia después de que en una reunión con el Gobierno el viernes en Washington le fue pedida su dimisión. "El viernes estuve en Washington para una reunión con funcionarios de la Administración. En el curso del encuentro me pidieron que me echara a un lado como presidente ejecutivo y eso es lo que he hecho", explica Wagoner en un comunicado difundido de madrugada por la empresa. Wagoner se convierte así en la primera baja del profundo plan de reestructuración que será anunciado hoy por el presidente estadounidense, Barack Obama, a las 15.00 GMT desde la Casa Blanca para salvar el sector automovilístico estadounidense.