La aerolínea de bajo coste Vueling registró en el segundo trimestre unas pérdidas netas de 8,7 millones de euros, lo que supone un descenso del 25,37% respecto a los 'números rojos' de 11,71 millones de euros registrados en el mismo periodo del año anterior. Los ingresos de la compañía se superaron los 111,8 millones de euros, un 24% más que la cifra de negocio registrada entre abril y junio del año anterior, que fue de 89,86 millones.
La compañía registró un resultado de explotación antes de amortizaciones y alquiler de flota (Ebitdar) de 3,5 millones de euros en el segundo trimestre, lo que supone un incremento del 70% respecto a los 2,07 millones registrados en el mismo periodo de 2007. El resultado neto de explotación (Ebit), por su parte, arrojó unas pérdidas de 11,75 millones de euros, inferiores en un 14% a los 'números rojos' de 13,6 millones registrados el año anterior. En cuanto al primer semestre del año, los ingresos se incrementaron en un 33%, hasta los 199,740 millones de euros, mientras que el Ebitdar alcanzó unas pérdidas de 9,8 millones de euros, lo que supone un 19% más con respecto a los 8,2 millones de pérdidas del mismo periodo del ejercicio anterior. EL PETRÓLEO SIGUE SIENDO UNA PREOCUPACIÓN Vueling transportó en el segundo trimestre del año 1,48 millones de pasajeros, lo que supone un crecimiento del 3,7%, pese al descenso de 2,4 puntos porcentuales del factor de ocupación, que se situó en el 69,4%. No obstante, la compañía aérea tuvo que hacer frente a un incremento de los costes de 14 millones de euros, provocado por el alza del precio del combustible, que compensó al 100% con programas de mejora. "El combustible sigue siendo una preocupación importante", aseguró Vueling, que señaló que los gastos se incrementaron a un ritmo inferior que la facturación. En cuanto a las previsiones para el segundo semestre del año, Vueling indicó que, teniendo en cuenta que el petróleo seguirá siendo la "mayor preocupación", ya ha puesto en marcha medidas para mejorar los resultados. En este sentido, la compañía señaló como "clave" la reducción de capacidad para los resultados del programa de mejora. "La flexibilidad es crucial, y Vueling ha realizado con satisfacción la reducción rápida de flota y con costes muy bajos", recalcó la compañía aérea. Asimismo, la aerolínea consideró que la "optimización de los ingresos por vuelo será el objetivo de Vueling para el segundo semestre del año". En lo referente al tercer trimestre del ejercicio, la compañía se mostró "muy positiva" pese al descenso previsto en el factor de ocupación. No obstante, la aerolínea puntualizó que el objetivo principal para el cierre del año es mejorar "de forma significativa" sus resultados --beneficio neto, Ebitdar y Ebit-- pese a los altos precios del petróleo. Por lo que respecta la próxima temporada de invierno, Vueling aseguró que los mercados principales para sus operaciones serán España, Francia, Italia y en general la zona Suroeste de Europa. Por contra, no tiene previsto volar a Reino Unido o Alemania. CANCELARÁ RUTAS NO RENTABLES La compañía recalcó que los cuatro pilares del plan presentado el pasado mes de mayo seguirán siendo las líneas estratégicas para el desarrollo de la aerolínea, que apostará por la optimización de la capacidad y de las rutas con la cancelación de las rutas no rentables y un ajuste de la capacidad para mantener o incrementar la productividad. Además, tratará de incrementar la eficiencia y de seguir desarrollando los ingresos complementarios, con el lanzamiento de nuevos productos y el ajuste de los precios para maximizar los ingresos. Por último buscará hacerse un hueco en diferentes segmentos de mercado a través del desarrollo de canales 'off-line' y complementando su oferta con productos con tarifas flexibles.