La compañía de trasnporte aéreo es la más perjudicada por las ventas de los inversores, al dejarse eun 3,64 por ciento y colocarse en los 29,68 euros. Los títulos de la compañía se sitúan ya por debajo de su precio de colocación en bolsa, en diciembre del año pasado, a 30 euros.