La aerolínea Vueling ha decidido desacelerar su plan de crecimiento, que preveía acabar el año 2008 con 37 aviones, y ha reducido el equipo directivo en los últimos meses para mejorar la rentabilidad de la compañía y gestionarla de manera más eficaz. El consejero delegado de Vueling, Carlos Muñoz, y el director general de la compañía, Lázaro Ros, ha presentado en Barcelona el balance de los meses de verano, en los que la aerolínea transportó más de dos millones de pasajeros. La compañía preveía acabar este año con 25 aviones en régimen de "leasing" o arrendamiento y, finalmente, lo hará con 24 aeronaves, y también preveía cerrar el año 2008 con 37 aviones y, según los directivos, lo hará con entre 27 y 31 aviones.