Vueling ha comenzado a cobrar por maleta facturada a sus clientes, como ya hacen easyJet y Ryanair, y el coste que se trasladará a los pasajeros se sitúa entre cuatro y nueve euros por trayecto y maleta, de un máximo de 20 kilos, en el marco de una nueva política en equipajes. Si el usuario registra el número de maletas que facturará a través de Internet el importe será inferior, cuatro euros, que si se dirige directamente al aeropuerto con su equipaje sin indicarlo a través de la página web. En el caso de que los pasajeros no comuniquen que facturarán equipaje, el importe por maleta y trayecto se elevará a nueve euros. En cuanto al límite de peso, la aerolínea lo ha establecido en 20 kilos, y por cada kilo de más el usuario deberá pagar ocho euros, hasta un máximo de 50 kilos por pasajero.