El grupo automovilístico alemán Volkswagen obtuvo un beneficio neto de 494 millones de euros en el primer semestre del año, lo que supone un retroceso del 80,8% respecto al mismo período de 2008, informó hoy la compañía. El consorcio de Wolfsburg admitió que su negocio se ha visto afectado de forma significativa por la crisis económica y financiera. Así, sus ingresos cayeron un 9,4%, hasta 51.202 millones de euros, y el beneficio operativo bajó un 63,9%, con 1.240 millones.