Vodafone Group  y Telefónica no tendrán que renunciar a parte de su espacio del negocio de móviles por los planes del Gobierno de Londres de ampliar la banda ancha a todos los hogares británicos. Sin embargo, no podrán hacer ofertas por el nuevo espacio que se abre cuando el país está cambiando la señal analógica por la digital en TV y radio.  El anuncio del miércoles por parte del mediador Kip Meek es un paso del ministro de Comunicaciones Stephen Carter para integrar al Reino Unido en la era digital adelantando la entrada en la siguiente generación de móviles.  A Meek se le encargó mediar en un acuerdo que podría haber supuesto para Telefónica y Vodafone perder parte de los 900 megahercios de su espacio otorgados en 1985. Sin embargo, el acuerdo final significa que ambas compañías pueden mantener sus espacios, pero no presentar ofertas por el nuevo espacio de 800Mhz que se prepara.