El gigante de la telefonía móvil Vodafone redujo sus pérdidas un 75% con un saldo negativo de 5.426 millones de libras (8.000 millones de euros) en el ejercicio fiscal que terminó el 31 de marzo, frente a los 21.916 millones de libras del año anterior, informó hoy la compañía.
En España, el resultado operativo antes de impuestos fue de 1.100 millones de libras (1.625 millones de euros), un 13,6% mejor que el año anterior, lo que le sitúa en cuarto lugar en ese apartado tras el Reino Unido, Alemania e Italia. La compañía británica de móviles, la mayor del mundo con 206 millones de clientes en todos los países en que opera, obtuvo un resultado bruto de explotación positivo de 11.960 millones de libras (17.650 millones de euros), un 1,6% más que el año anterior. Los ingresos del grupo Vodafone ascendieron a 31.100 millones de libras (45.900 millones de euros), un 6% más que en el ejercicio anterior, de los que 4.500 millones de libras correspondieron a España, el 10% del total de la compañía. De esos ingresos totales, 22.400 correspondieron al negocio de voz, mientras que 3.600 millones fueron los ingresos por mensajes de móvil y algo más de 1.400 por el negocio de datos (internet móvil) y por el de líneas fijas y ADSL. En los mercados emergentes, Vodafone obtuvo una mejora de ingresos de entre el 20% (Rumanía y Sudáfrica) y el 40% (Egipto y Turquía). El uso del móvil para llamadas de voz creció el 38,2%, hasta 245.000 millones de minutos entre el 1 de abril del 2006 y el 31 de marzo del 2007, mientras que el uso de datos creció el 30%. El número de usuarios de tercera generación 3G (vídeo llamadas e internet) del grupo Vodafone se duplicó en el año fiscal y alcanzó los 15,9 millones, un 7,7% de sus clientes en todo el mundo.