El presidente y consejero delegado de Vodafone España, Francisco Román, defendió hoy que la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT) obligue a Telefónica a abrir su red de fibra óptica a sus competidores en el nuevo marco normativo que regulará el despliegue de dichas infraestructuras. A su juicio, la aprobación del planteamiento del regulador anunciado el pasado mes de julio (según el cual cada operador debe crear su propia red de fibra para competir) daría lugar a la desaparición de compañías que ofrecen servicios basados en el bucle del abonado (alquiler de la red de Telefónica) y en el acceso indirecto para competir con el operador incumbente. De esta forma, se reducirá, según advirtió, el número de competidores, quedará mermada la competencia en el mercado y la capacidad de elegir del consumidor.