El grupo Vivendi baraja un aumento de capital de entre 1.000 y 2.000 millones de euros de aquí a junio de 2009 para reforzar sus fondos propios después de la deuda contraída para financiar sus dos últimas adquisiciones, Activision y Neuf Cegetel. "La deuda financiera neta estará entre los 10.000 y los 11.000 millones de euros a finales de 2008. Desde hace cuatro años, nuestra deuda está bien cubierta por nuestro excedente bruto de explotación", señala el presidente del consorcio, Jean-Bernard Lévy, en una entrevista publicada por el semanario Journal de Finances este fin de semana.