Verizon Communications registró una pérdida en el cuarto trimestre del 2009 debido, en gran parte, a un cargo contable de 3.000 millones de dólares asociado a reducciones de personal. Durante el período, sin embargo, la compañía incorporó un mayor número de suscriptores para sus servicios de telefonía inalámbrica que un año atrás. Verizon agregó 2,2 millones de suscriptores de telefonía inalámbrica durante el trimestre, por sobre las 1,2 millones de incorporaciones de un año antes.