Lehman Brothers podría enfrentarse a demandas de algunos ayuntamientos en Australia por la venta de derivados de alto riesgo, como los CDOs, por parte de su filial Grange Securities. Las pérdidas afectarían además a organizaciones benéficas y al menos un hospital público, que habrían adquirido este tipo de productos a Grange.