El sindicato USO reclamó hoy incrementos salariales de entre el 3 y el 4 por ciento, frente a los aumentos del 1 por ciento que ofrece la patronal, con el objetivo de devolver la liquidez a los ciudadanos y reactivar la economía. En un comunicado, USO subrayó que la actual situación del IPC, cuya tasa interanual se situó en febrero en el 0,7 por ciento -la más baja desde 1969-, refleja el descenso del consumo por la falta de confianza de los ciudadanos ante la "ineficacia" de las medidas aplicadas por el Ejecutivo y la falta de liquidez, que no llega a los hogares. En este contexto, añade el sindicato, los trabajadores tienen que abonar el pago de productos y servicios de primera necesidad que subieron a principio de año muy por encima de la inflación, como es el caso de la electricidad o el transporte. Por ello, para "recuperar la liquidez de los bolsillos de los trabajadores y su confianza", USO negociará en los convenios colectivos incrementos salariales superiores al IPC, en una banda entre el 3 y 4 por ciento.