La posibilidad de un reinicio de la guerra de pedidos de aviones mejoró el jueves las sombrías perspectivas para los fabricantes de aeronaves, después de que se reportara que la estadounidense United Airlines pretende solicitar 150 aeronaves pese a las pérdidas en el sector. El diario Wall Street Journal publicó que la aerolínea subsidiaria de UAL Corp había pedido a Boeing  y a Airbus  que le hicieran ofertas por hasta 150 aviones nuevos, en contraste con muchas rivales que están reduciendo y postergando sus compras. El negocio podría valer más de 10.000 millones de dólares para ambos fabricantes, calculó el diario, y añadió que United envió el martes un pedido formal a Boeing y Airbus. Airbus declinó de hacer comentarios. La mayoría de las aerolíneas han reducido su capacidad ante el derrumbe de la demanda. Muchos han retrasado sus pedidos de aviones por la necesidad de conservar efectivo y la falta de financiamiento.