La Empresa de Energía del Pacífico (Epsa), filial de la española Unión Fenosa, ha adquirido en una subasta la central hidroeléctrica de Prado, en el suroeste de Colombia, por unos 54,3 millones de dólares. El precio base del gobierno para la subasta era de 34,1 millones de dólares.
La central de Prado, con una capacidad instalada de 50 megavatios, era propiedad de la Nación a través de la empresa Gestión Energética (Gensa). A la subasta se presentaron inicialmente ocho ofertas de las empresas Comercializar S.A., EnerTolima, Epsa, Termocandelaria, Sociedad Futura Central Hidroeléctrica el Cóndor, Hidrotolima, Promesa de Sociedad Futura Generadora del Sur, y Consorcio Prado Energy. El gobierno colombiano espera privatizar en lo que resta de este año lo que queda de electrificadoras regionales en las que la Nación tiene la mayoría y definir el futuro de Isagén S.A. generadora y de ISA, transmisora de electricidad, ambas ya con participación privada minoritaria.