El presidente de la patronal eléctrica Unesa, Pedro Rivero, se ha mostrado en contra de utilizar la evolución del IPC para determinar la subida del precio de la luz y ha expresado su preocupación por los problemas que puede acarrear la financiación del déficit tarifario, que ya supera los 14.000 millones de euros. "La referencia del IPC carece de sentido. No tiene nada que ver con la evolución del sistema eléctrico", dijo Rivero en la conferencia de prensa en la que presentó la memoria estadística del ejercicio 2007 de las empresas eléctricas. El pasado domingo el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, aseguró que la subida de tarifas que entrará en vigor el próximo 1 de julio "se acercará más a la subida del IPC" que al 11,3 por ciento que ha propuesto la Comisión Nacional de la Energía (CNE), el regulador sectorial. Rivero recuerda que cuando en 2000 se produjeron los primeros déficit de tarifa ya reclamaron que no se ligaran las subidas de la luz al IPC y se opusieron al diseño de un mecanismo que aplazara el pago en el tiempo y obligara a financiarlo.