Merck & Co prevé reducir su fuerza laboral en cerca de un 15% tras su prevista adquisición de Schering-Plough  por 41.000 millones, informó el lunes el presidente ejecutivo de Merck. Un alto porcentaje de las reducciones se efectuará fuera de Estados Unidos, señaló Richard Clark en una entrevista concedida después de que las empresas anunciaran la adquisición el lunes temprano. Merck, firma con sede en Whitehouse Station, Nueva Jersey, tiene cerca de 55.200 empleados a nivel mundial, con 28.000 en Estados Unidos, según un documento entregado a los reguladores. Schering-Plough, que tiene su sede en Kenilworth, Nueva Jersey, cuenta con unos 51.000 empleados a nivel mundial, de los cuales sólo 15.000 se encuentran en Estados Unidos. Una reducción del 15% en la fuerza laboral combinada de ambas empresas correspondería a unos 15.930 empleos. Las empresas señalaron en un comunicado de prensa que una "importante mayoría" de los empleados de Schering-Plough seguirá trabajando en la entidad conjunta. Ambas compañías, que habían despedido personal incluso antes del acuerdo de adquisición, han establecido un congelamiento de las nuevas contrataciones