Cientos de miles de ciudadanos del Reino Unido se han encontrado hoy con la desagradable sorpresa de que no habían recibido sus salarios debido a un error técnico de Abbey, propiedad de Santander. Abbey ha pedido disculpas en un comunicado y ha asegurado que todos los pagos comenzaron a procesarse a las dos de la tarde (hora local), retrasando también hasta después de esa hora todos los adeudos en las cuentas.