La crisis financiera y económica mundial ha llevado a los fondos presupuestarios alemanes a un fuerte déficit, equivalente al 1,5% del producto interior bruto (PIB). La reducción de los ingresos fiscales y el incremento del gasto público han hecho que el déficit financiero del Estado alcanzara 17.300 millones de euros en el primer semestre del presente año, anunció hoy la Oficina Federal de Estadística. En el primer semestre de 2008 se registró aun un superávit del 7%, subrayó la institución con sede en la ciudad de Wiesbaden, en el centro del país.