Un consorcio ruso pagó 1.000 millones de dólares a Venezuela para garantizar participación en la explotación de los campos petroleros del Orinoco, entre los mayores del mundo, informaron funcionarios el domingo. El grupo de cinco firmas rusas -Rosneft, Lukoil, Gazprom, TNK-BP y Surgutneftegaz- pagó por acceder a explotar reservas junto a Venezuela, informó el ministro de Energía y Petróleo, Rafael Ramírez. El sábado la compañía estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA) dijo que la producción en el bloque Junin 6 de crudo pesado comenzará en 2012, y que alcanzará entre 400.000 y 450.000 barriles de crudo al día.