UBS ha elevado la recomendación de FCC a neutral desde vender y eleva el precio objetivo hasta los 30 euros pues considera que la compañía ha superdo lo peor. El broker suizo señala que es probable que el negocio cementero siga flojo pero la acción se beneficiará posiblemente de los esfuerzos de internacionalización, recortes de costes y el interés por la generación del flujo de caja.