El Departamento de Justicia de EEUU ha registrado una petición ante un juzgado federal de Miami para obtener la autorización pertinente para hacer uso de la conocida como 'citación John Doe', por la que las autoridades fiscales pueden obligar al banco suizo UBS a identificar a los clientes sospechosos de haber cometido fraude fiscal, que podría alcanzar los 20.000 millones de dólares (12.671 millones de euros).