El banco UBS cerró 2009 con una pérdida de 2.736 millones de francos suizos (1.864 millones de euros), frente a un resultado negativo superior a los 21.000 millones de francos (14.000 millones de euros) el año anterior.
Sin embargo, la entidad destacó que la tendencia negativa se revirtió claramente en el cuarto trimestre del año pasado, periodo en el que consiguió un beneficio de 1.205 millones de francos (821 millones de euros), muy superior a lo que el mercado financiero esperaba.

Un año antes, UBS había cerrado el cuarto trimestre de 2008 con una pérdida neta cercana a los 10.000 millones de francos, únicamente en tres meses.

El anunciado hoy es el primer resultado trimestral positivo del mayor banco suizo desde el tercer trimestre de 2008, como consecuencia del impacto de la crisis financiera internacional en sus cuentas.

El banco realizó inversiones altamente especulativas en el mercado estadounidense, que salieron a la luz al estallar la crisis de las "hipotecas basura" ("subprimes") y que le llevaron al borde de la quiebra, que pudo evitar gracias a un programa público de respaldo financiero.

UBS consideró hoy que las principales medidas con las que ha podido levantar poco a poco cabeza han sido la reducción de costes y el aumento de su eficiencia, que juntas le permitieron ahorrar 20.200 millones de francos (13.700 millones de euros) en 2009.

En tanto, sus gastos operativos pasaron de 28.555 millones de francos suizos (19.400 millones de euros) a 22.601 millones (15.400 millones).

Asimismo, destacó la reducción de sus activos de riesgo con respecto al total de su patrimonio. La entidad registró una pérdida en sus operaciones continuas y discontinuas, antes de impuestos, de 2.569 millones de francos (1.750 millones de euros) en 2009, frente a 27.560 millones el año precedente.

El banco sigue sufriendo la pérdida de clientes y salidas de capitales, que aunque se ralentizaron el año pasado, no se detuvieron.

Así, las salidas de capitales en el cuarto trimestre alcanzaron los 33.200 millones de francos (22.600 millones de euros) en su división de gestión de patrimonios y banca suiza, 12.000 millones (8.180 millones de euros) en la gestión de patrimonio en su filial de Estados Unidos y 11.000 millones de francos (7.500 millones de euros) en el área de gestión de fortunas en el mundo. En total, fueron 56.200 millones de francos que se fueron del banco, frente a los 36.700 millones en el cuarto trimestre de 2008.

Para el conjunto de 2009, el capital total que salió de UBS fue de 147.000 millones de francos (cerca de 100.000 millones de euros) frente a los 226.000 millones de francos del ejercicio anterior.

En un comunicado, el director general de UBS, Oswald Grubel, dijo que su banco entró en el punto culminante de la crisis en 2009, pero que su transformación y fortaleza se reflejan en el retorno a los beneficios en los últimos tres meses de ese año.

"Esperamos que el retorno a las ganancias aumente la confianza de nuestros clientes y restaure nuestra reputación", agregó.

No obstante, el banco reconoció que "en el corto plazo" se espera que continúen las salidas de capital, lo que sin duda pondrá una presión adicional en sus márgenes.

Asimismo, las previsiones de UBS se centran ahora en ver en los próximos trimestres el resultado concreto de su mayor eficacia operativa y de su política de reducción del riesgo.