UBS ha renunciado a sus metas de beneficios para 2014 y ha anunciado un programa de recortes de gastos. El presidente de la entidad, Kaspar Villiger, ya señaló este mes que los programas de reducción de costes eran inevitables ya que el banco se prepara para "moderadas" previsiones, y que no podía descartar recortes de empleos.

El resultado ha estado en línea con las previsiones del mercado. Los 14 analistas consultados por Bloomberg esperaban de media unas ganancias de 1.290 millones de francos.