El banco suizo UBS, una de las principales víctimas de la crisis financiera, adelantó este lunes que espera cerrar el primer trimestre de 2010 con un beneficio antes de impuestos de unos 2.500 millones de francos suizos (1.730 millones de euros), lo que supone el mejor resultado de la entidad helvética en prácticamente tres años.