El operador turístico, participado por empresas españolas, tuvo en 2008 una pérdida neta de 142 millones de euros, frente al beneficio de 231 millones de euros de 2007. TUI informó hoy de que esta pérdida se debió a gastos de integración y reestructuración en la filial turística TUI Travel, que es resultado de la fusión de la división de turismo de TUI con la británica First Choice el año pasado. La facturación de TUI mejoró el pasado ejercicio un 14%, hasta 25.000 millones de euros.