El Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TUE) ratificó hoy la multa de 10,35 impuesta en 2003 por la Comisión contra France Télécom por abuso de posición dominante en el mercado de la banda ancha y desestimó en su totalidad el recurso de casación presentado por el operador francés.