El Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TUE) confirmó hoy la multa de 1,75 millones de euros impuesta en 2001 por la Comisión a Distribuidora Vizcaína de Papeles por haber participado en un cártel en el sector del papel de calco cuyo objetivo principal era pactar subidas de precio concertadas. La sentencia rechaza el recurso de casación presentado por la empresa para anular la sanción.