El presidente del BCE, Jean-Claude Trichet, dijo que hay un mayor riesgo de subida de precios, lo que provocó la subida del euro de 1,4570 dólares a 1,4600. "Mirando hacia adelante, se espera que la tasa de inflación se mantenga significativamente por encima del dos por ciento en los próximos meses y es probable que se modere en la medida en que avance 2008", declaró en una rueda de prensa.
"El BCE está listo para hacer frente a los riesgos a la estabilidad (...) Los fundamentos económicos siguen siendo sanos. No obstante, hay una nueva y creciente percepción del riesgo en los mercados financieros y esto se ve acompañado por una sostenida incertidumbre sobre su impacto potencial en la economía real", agregó. En cuanto a los últimos datos de inflación, Trichet indicó que han confirmado la existencia de "fuertes presiones alcistas en el corto plazo", con el índice de la inflación armonizada subiendo al tres por ciento en noviembre. "También han confirmado nuestra percepción de que existen riesgos alcistas a la estabilidad de precios a medio plazo", agregó el presidente del BCE.