El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean-Claude Trichet, hizo hincapié hoy en que la política monetaria de la entidad monetaria tiene como objetivo mantener la estabilidad de precios a medio plazo. En una intervención en un congreso celebrado en Fráncfort, Trichet dijo que la mayor prioridad del BCE es mantener ancladas las expectativas de inflación en la zona del euro. Trichet hizo estas declaraciones tras conocerse que la confianza empresarial bajó en abril claramente en Alemania por las perspectivas de un debilitamiento de la economía y después de haber subido los tres meses anteriores.
El Instituto de Investigación Económica alemán (Ifo) informó hoy de que el índice de confianza empresarial en el conjunto de Alemania cayó en abril hasta 102,4 puntos, el nivel más bajo desde enero de 2006 y frente a los 104,8 puntos de marzo. Además, el clima empresarial también empeoró en Francia en abril, según una encuesta mensual a los empresarios franceses del sector industrial del Instituto Nacional de Estadística (INSEE). Trichet aseguró que el BCE está preocupado por los posibles efectos de los cambios de divisas en la estabilidad económica y financiera. El euro batió el martes un récord en el mercado de divisas de Fráncfort al superar los 1,60 dólares por las expectativas de que aumente la inflación, que hacen prever a los mercados que el BCE mantendrá los tipos de interés en el 4%. La tasa de inflación de los países que comparten el euro subió en marzo hasta el 3,6%, el máximo desde la creación de la Unión Económica y Monetaria (UEM) por el encarecimiento del petróleo. Sin embargo, la divisa europea cayó hoy con fuerza y perdió la marca de los 1,58 dólares tras conocerse el empeoramiento de la confianza empresarial alemana, un importante indicador de la situación de la mayor economía de la zona del euro. La Reserva Federal estadounidense (Fed) recortará las tasas tras la fuerte ralentización de la economía de EEUU, que el Fondo Monetario Internacional (FMI) califica ya de leve recesión, según los expertos.