El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean-Claude Trichet, avisó hoy de que no podrá tener en cuenta el retraso de la recuperación en España a la hora de fijar los tipos de interés porque la política monetaria del BCE está diseñada para toda la eurozona y no para un país en concreto. Trichet resaltó que los Gobiernos con más problemas deben adoptar medidas fiscales, vigilar la evolución salarial y realizar reformas estructurales para no resultar perjudicados por las decisiones del BCE.